Campaña Nacional: Infancia sin castigo, infancia sin violencia


  • Trabajamos para impulsar una cultura de paz y por el derecho a una vida sin violencia, sobre la base de políticas públicas orientadas a la eliminación del castigo físico y humillante contra niños y adolescentes.

  • Queremos que niñas y niños crezcan en ambientes sanos, donde se promueva la pedagogía de la ternura y donde se reconozca los derechos para todas las infancias.

  • Nuestra campaña, desde 2007, es un esfuerzo compartido por un colectivo que tiene como protagonistas a las organizaciones de niños, niñas y adolescentes y que es apoyado por instituciones públicas y privadas y por la sociedad civil.


NUESTRA REALIDAD

 

El castigo físico y humillante es un drama que en el Perú se sufre a puerta cerrada. En pleno siglo XXI, como resultado de practicas sociales y culturales ampliamente arraigadas y que se originaron, a su vez, en experiencias de crianza basadas en la violencia. Uno de cada cuatro padres biológicos castiga a sus hijos con golpes, palmadas, dejándolos encerrados o echándoles agua.


24.5%

de padres apelan a este tipo de castigo para "corregir" a sus hijos según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2013 (Endes) del Instituto Nacional de Estadísticas e Informática.


4,999

casos atendidos de violencia familiar, registraron las defensorías municipales del Niño y el Adolescente (DEMUNA) en 2013.

Estas estadísticas revean que para un amplio segmento de la población peruana, la violencia sigue instalada en el centro de la relación entre padres e hijos, en las escuelas y otros espacios.

 

MANOS A LA OBRA

 
  • El Comité de los Derechos del Niño recomienda a todos los Estados promover la incorporación en los sistemas legales, de manera explícita, la prohibición de toda forma de castigo corporal y psicológico contra los niños y las niñas.

47

son los padres que han prohibido el castigo físico y humillante contra la niñez.

De ellos, 9 son de América Latina.


7

proyectos de ley sobre castigo corporal y psicológico se han presentado en el Perú: 6 del Poder Legislativo y 1 del Poder Ejecutivo.


 
  • La Comisión de la Mujer y Familia del Congreso de la República aprobó, por mayoría, el dictamen que prohíbe el castigo físico y humillante.
  • El 10 de Diciembre fue aprobada la ley 30403 que prohíbe el castigo físico y humillante hacia niños y niñas en nuestro país. Reconocemos que este es un gran avance, sin embargo, somos conscientes de que las leyes no modifican la realidad; la solución para este agudo problema social no llegará solo desde el plano normativo sino que demandará modificar prácticas sociales de larguísima data.
  • Con el apoyo de las autoridades locales y nacionales, de lideres de opinión y siempre con el liderazgo de las organizaciones de niños, niñas y adolescentes estaremos vigilantes para que esta ley sea reglamentada y nos comprometemos a seguir trabajando en la promoción y defensa de los derechos de la infancia.
 

 


 

NUESTRAS ACCIONES

¡Infancia sin castigo, infancia sin violencia! Es una campaña impulsada por el Instituto de Formación de Adolescentes y Niños Trabajadores-INFANT y las organizaciones de niñas, niños y adolescentes, con la colaboración de la Fundación Bernard van Leer.

[cool-timeline layout="default" skin="default" category="iscisv" show-posts="30" order="DESC" icons="NO"]

 

ES POSIBLE EDUCAR SIN VIOLENCIA


 

MUCHOS PADRES, MADRES Y ADULTOS usan la violencia para corregir. Las modalidades son varias: insultos, una mirada de desprecio, jalones de oreja, una cachetada. ¿Por qué lo hacemos? Es probable que nosotros hayamos sufrido de castigos semejantes y se nos hace natural pensar que ese es la mejore forma de educar a niños, niñas y adolescentes cuando hacen algo que debe ser corregido. Creemos que pegando o gritando los estamos educando y que esto "es para su bien".

Sin embargo, nuestra responsabilidad es construir con ellos caminos para educarlos sin atentar contra su integridad y dignidad. ¿Por qué tenemos que causar miedo, si tenemos la capacidad de acercarnos a nuestros hijos, acariciarlos y expresarles nuestro amor?.

Con nuestra mirada, muchas veces mostramos desprecio, rabia, cólera, frustración. Todo eso produce pánico en nuestros hijos. Transmitamos confianza, ternura, respeto, diálogo, escucha y tolerancia.

Muchas veces usamos nuestra voz para insultar y humillar, sin darnos cuenta de que dañamos a nuestros hijos e hijas e impedimos que se valoren y crezcan sanamente. Usemos nuestra voz para dialogar y conversar, para reflexionar con ellos - tomemos conciencia sobre nuestros actos - y no para hacerles actuar por imposición y temor, porque la violencia no cambia la conducta del otro

No existen recetas para ser padre, madre o educadores, pero podemos aprender cada día usando nuestras manos, nuestra mirada, nuestra voz, nuestro corazón para forma y orientar en la ternura

Es posible cambiar prácticas que siembran dolor y que forman personas violentas, sin éxito y sumisas. ¡Es hora de poner fin al castigo físico y humillante!

Entidades públicas y privadas, organizaciones de la sociedad civil, padres, madres, educadores, niños, niñas y adolescentes, debemos sumar fuerzas para poner fin a toda forma de violencia física y trato humillante, para así crear una sociedad donde reinen el respeto mutuo, la armonía y la dignidad humana.